Por algo hay que empezar

No se sabe bien por qué empiezan las cosas. Unas veces es por que hay un interés particular, otras por intereses generales, las pocas por que uno aceptable participar, otras porque alguien te lo pide. Y hay otras ocasiones en las que no se sabe porqué comienzas una andadura que, en principio, sintetizas lo que puedes conseguir con ello, pero al final se transforma en algo impensable desde el principio.

EL ser humano anda siempre atado a un inicio, bien porque amanece el dia, bien porque no sabe qué hacer hasta la hora de la comida, bien porque, sin darse cuenta, está inmerso en un proyecto que no se le va de la mente.

Deja un comentario