¿Por qué nadie se preocupa por entender el periodismo?

Aquí comienza una crónica para entender el periodismo, esa “forma de vivir, de entender la realidad y de contarla”, tal y como expresan la inmensa mayoría de periodistas que ejercen el oficio.

Todos quieren estar en esa línea, “una forma de vivir”, “de entender la realidad” y “de contarla”. Sin embargo, se contempla día a día que esa nos la realidad, que apenas llega para una forma de vivir, porque lo demás, para entender y contar apenas hay espacio y ganas de oir o leer.

La importancia del periodismo de calidad como herramienta para transmitir información rigurosadirigida a una sociedad cada vez más globalizada y expuesta a las noticias falsas, es la manera que existe para entender el periodismo.

Hemos llegado al punto en el que un ciudadano pierde la confianza en los medios por no informar con inmediatez, dejando que sean las redes sociales las que marquen los “tiempos” en la información. Esa velocidad que marcan las redes sociales no está haciendo ningún bien al periodismo

Pero también es cierto que son los propios periodistas quienes deben marcar los tiempos en dar la información precisa, clara y sin espectáculo.

Esa inmediatez en la que se han quedado estancados los ciudadanos es el gran ogro para el periodismo de la verdad contrastada. Tal y como señalaba Gabriel García Márquez,” la mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor”.

Al periodismo hay que entenderlo, hay que darle su reposo, su estado de gracia para convencer a propios y extraños que lo dicho es la verdad contrastada. No se puede entender un periodismo de toma y daca, de digo y tu aceptas. Hay que entender que el periodismo llego a nuestra sociedad con la firme convicción de ser nuestros ojos cuando están lejos u ocultos los hechos-.

Paremos a reflexionar, contemplemos la grandeza de las palabras escritas u oídas. Es el verdadero sentido del deber de informar, que no es una frase al uso, sino la realidad misma. No pidamos tanto una realidad inmediata, cuanto una realidad contrastada y firmemente verídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *